La tecnología de pago sin contacto (contactless), que han popularizado las entidades bancarias en los últimos meses, permite realizar compras tan sólo acercando la tarjeta de crédito o débito a un terminal de pago con tecnología NFC. La principal ventaja es la rapidez de comunicación, casi instantánea. Una auténtica revolución que está pisando fuerte en España, donde ya hay en circulación más de 17 millones de tarjetas de este tipo.

¿Quieres pagar tus compras de forma rápida, cómoda y segura? Gracias a la tecnología contactless ya es posible. El tradicional pago que consistía en introducir la tarjeta bancaria dentro de un terminal punto de venta (TPV o datáfono) y aceptar la operación introduciendo el número PIN, ha dado paso durante los últimos meses al pago contactless. Utilizando tarjetas con esta tecnología podemos pagar los productos o servicios que adquiramos o contratemos sin necesidad de marcar el PIN en el TPV, siempre que el gasto realizado no supere los 20 euros. Esto supone una ventaja revolucionaria en los métodos de pago, y las cifras así lo demuestran. Según datos de Visa Europe, entre el 1 de mayo de 2015 y el 30 de abril de 2016 se llevaron a cabo 3.000 millones de transacciones contactless.